El método ABC de inventarios es ampliamente usado para seleccionar y organizar las mercancías en almacenes según su importancia, valor económico y ventajas aportadas. Su fin es priorizar productos de mayor impacto para las empresas y las que tienen más rotación. Cada vez más empresas abandonan las organizaciones típicas por peso, cantidad y tamaño para implementarlo junto con distintos sistemas de almacenaje, como los racks selectivos.

El principio de Pareto y el método ABC

El principio de Pareto o regla del 80/20 es el origen de este método. Señala que un mínimo porcentaje del total es el que impacta más en la obtención de resultados. Si se aplica en la realidad del almacenamiento empresarial, el 80% de los beneficios se obtendría del 20% del total de referencias. Si se usa como base, pueden seguirse criterios para organizar y priorizar esta parte crucial de las mercancías según las características particulares de las empresas.

El principio segmenta los bienes en tres categorías según su importancia y a cada una le corresponden ciertos racks para almacenaje: A, B y C. De esta manera, se destinan más recursos a las referencias clave para las empresas. Es un método razonable de distribución de la inversión, ya que no todos los bienes aportan los mismos ingresos y rentabilidad. Los detalles de la clasificación son los siguientes.

Mercancías de categoría A

Abarca las referencias más importantes. Comúnmente, representan el 20% o menos del inventario, no obstante, suponen la mayoría de los movimientos y rotaciones y proporcionan los mayores ingresos. Es importante inyectar más recursos a esta categoría para aplicar controles de stock efectivos y de mayor complejidad, además deben realizarse con más frecuencia.

Si hay problemas en el inventario de productos de categoría A, como ruptura de stock o escasez, serán notables las pérdidas, por tal motivo, deben organizarse adecuadamente en racks, que son excelentes para el manejo de inventarios y preparación de pedidos. La ubicación más conveniente debe ser de fácil acceso y próxima al área de expedición. De esta manera, se agiliza el proceso de preparación de pedidos. Tenerlo en claro es necesario para definir el layout del almacén y organizar correctamente el stock.

Estas mercancías pueden almacenarse en sistemas de almacenaje con acceso rápido y directo, como los racks selectivos o sistemas automatizados para mejorar los tiempos de carga y descarga.

Mercancías de categoría B

Son aquellas cuya rotación e importancia es moderada. Comúnmente, representan el 30% del total de bienes en almacenes y no generan más del 20% de los ingresos. Debido a que es una categoría intermedia, tiene que revisar periódicamente su estatus y evaluar la posibilidad de que se conviertan en referencias de categoría A o C. Con respecto al control de stock, tiene que realizarse periódicamente, aunque con menor frecuencia en comparación con los productos de categoría A, que absorben la mayor carga de trabajo.

Su ubicación debe ser accesible y directa, además debe realizarse después de organizar las referencias A, ya que les corresponde un mejor sitio. Generalmente, las referencias B son almacenadas en los niveles intermedios de los racks industriales (que son una excelente inversión para mejorar la logística empresarial), donde el acceso es rápido, aunque no siempre directo.

Mercancías de categoría C

Según el principio de Pareto, las referencias C son las más abundantes y las que aportan menos ingresos. Comúnmente, representan el 50% del total de productos y, en términos de ingreso, apenas llegan al 5% del total. Tienen una baja rotación, ya que son menos demandadas, por tal motivo, no deben inyectarse demasiado recursos a ellas.

Con respecto al control de inventarios, pueden aplicarse métodos simples de forma poco esporádica, al menos lo suficiente para evitar la caducidad u obsolescencia de los productos. Se recomienda ubicarlas en los puntos alejados del área de expedición y en los niveles superiores de los racks en México o zonas de difícil accesibilidad.

Es importante realizar valoraciones de las referencias C para considerar si vale la pena destinar recursos para su stock y almacenaje, debido a que puede ocurrir que los costos derivados de su almacenaje sean mayores que la rentabilidad obtenida con su comercialización.

Debido a la distribución en distintas categorías, se recomienda adquirir distintos sistemas de almacenaje que se adapten a las características de cada referencia. Es importante que sean versátiles y se adapten a las necesidades cambiantes del almacén, ya que el mismo método es dinámico y exige reorganizaciones periódicas. Los racks selectivos para pallets son un buen sistema, ya que pueden modificarse y ampliarse fácilmente, además pueden combinarse con sistemas dinámicos.

Si desean estanterías de alta calidad y asesorías para implementar el método de forma efectiva con nuestros sistemas de almacenaje, contacten a los expertos de Interlake. Soliciten una cotización a través de las líneas al (33) 1561 2716 para Guadalajara, (81) 1104 8619 para Monterrey, (55)5343 5603 para Edo. de México, (55)1561 2716 para Querétaro, o completen el formulario disponible en nuestro sitio web.

Publicaciones Recientes