Existe un tipo de cargas que causan dolores de cabeza para muchos, especialmente los más inexpertos y que reciben el nombre de cargas especiales. Son indispensables para muchas industrias; sin embargo, son muy problemáticas, ya que no pueden almacenarse en los racks convencionales. Muchos se preguntan: ¿cuáles son los racks más convenientes para almacenarlos? La respuesta es: las estanterías cantiléver. Si quieren saber por qué son las adecuadas, continúen con esta publicación.

¿Qué son las cargas especiales? ¿Cuáles son las más comunes?

Antes de explicar por qué los racks industriales cantiléver, aclaremos primero qué son las cargas especiales en el mundo del almacenaje. Son aquellas que superan las medidas estándar de los pallets, debido a su forma, peso y volumen. Con respecto a las cargas más comunes, destacan las mercancías tubulares, laminares y cilíndricas. Detallaremos cada una a continuación.

Cargas laminares

Se trata de láminas de distintos materiales, como acero inoxidable, vidrio, plástico, amianto, aluminio, entre otros. Destacan por su grado de flexibilidad, lo que varía según el material, grosor y el tamaño de la lámina. Para disminuir o evitar los efectos de la flexión, pueden aplicar dos medidas: maniobrables sobre una plataforma o usar más horquillas. Son difíciles de manejar para otros racks y solo pueden depositarse en las ventajosas estanterías cantiléver. Cabe mencionar que son frágiles y pesadas, por lo que son un caso especial al momento de manejarlas en almacenes.

Cargas tubulares

Hay dos tipos: tubos rígidos (concreto o metal) o semirrígidos (plástico resistente). Ambos no se manejan ni almacenan de igual forma. Con respecto a los tubos de plásticos, son juntados en celdas de jaulas de perfiles soldados, además son manipulados con montacargas de carga lateral. Debe apilarse una jaula encima de otra y así sucesivamente.

En el caso de los tubos rígidos se manejan con montacargas con espolones o pinzas para tubos de calibre mediano. Se manejan también con horquillas para tubos pesados o grandes. Muchos los almacenan en el suelo mediante la formación de una pirámide con un basamento donde hay dos tubos grandes de soporte. Esto quita mucho espacio y puede deshacerse fácilmente, por lo que muchos prefieren las estanterías cantiléver.

Cargas cilíndricas

Son enrolladas en forma de bobina, ya sea directamente sobre sí mismas o con una estructura de madera o metal. Los dos tipos de cargas cilíndricas más comunes son:

Bobinas de chapa

Pueden manejarse de forma directa sobre el pallet, ya sea con carretillas elevadoras con horquillas de gran capacidad o con equipos elevadores con espolón o vástago. Su peso es el aspecto más notorio al almacenarlas.

Bobinas de cartón y papel

Su almacenamiento suele hacerse de forma vertical, aunque no es muy conveniente por las posibilidades de caídas. Para manipularlas, se utilizan carretillas con pinzas giratorias de apriete, además es necesario que haya suficiente espacio entre las bobinas para la pinza.

Bobinas de cable

Los tipos de bobina de cable más comunes son cables de acero, eléctricos y telefónicos multipolares. Los cables son enrollados en grandes bobinas de madera y metal y cada una forma una unidad de carga. Si son enrollados en una rueda de madera, se necesitan carretillas con espolón en vez de horquillas, debido a que la bobina posee un hoyo en el centro. En cambio, si son enrollados en bobinas de metal, es necesario abrazarlas por el exterior, ya sea con ganchos grúa o implementos similares en los montacargas, debido a que no poseen agujero.

Las estanterías cantiléver son la mejor opción

Como insinuamos, las cargas especiales pueden almacenarse en el piso o en estanterías cantiléver. Obviamente, las últimas son las más convenientes, debido a su capacidad de adaptarse a distintos pesos y medidas y sus brazos para cargas largas de distintas longitudes.

Brindan un montaje sencillo y son muy resistentes, además pueden configurarse de múltiples formas según los requerimientos y son muy versátiles para gestionar el almacenaje. Son conocidas como estanterías en voladizos, son una solución de almacenamiento con tecnología exclusiva de fijación (perfiles sujetos al piso) y son formadas en pilares de alta resistencia.

Pueden adquirirse en ejemplares simples o dobles. Las últimas poseen niveles o brazos a lado de la estructura para depositar las mercancías por ambas caras. Los modelos simples solo permiten cargar por una cara, debido a que son sujetadas a la pared y piso.  Si desean adquirir estas estanterías u otros tipos de warehouse racks, contacten a los expertos de Interlake a través de las líneas (33) 3882 5086 para Guadalajara, (81) 1104 8619 para Monterrey, (55) 5343 5603 para Edo. de México, o llenen el formulario en nuestro sitio web.

Publicaciones Recientes