En Blog

Las estanterías cantilever son uno de los sistemas con el diseño más peculiar y específico que se utiliza en la industria, y es precisamente debido a estas particularidades que un sistema de racks de este tipo se ha convertido en el sistema ideal, óptimo y más eficiente cuando se requiere llevar a cabo el almacenamiento de cargas de gran longitud, sin importar su naturaleza, material, peso o forma, pues entre sus diferentes ventajas ofrece la posibilidad de que cada estante puede ser armado con distintas longitudes precisamente para facilitar el almacenaje de elementos de cualquier peso, medidas o tamaño.

Derivado justo de lo anterior, es posible encontrar diferentes clases de racks de este tipo, con diferentes condiciones y diferentes tamaños, pero siempre con el mismo objetivo: facilitar el almacenaje de cargas de gran longitud, además de ofrecer un montaje fácil, sencillo y simple, pero con un alto nivel de resistencia.

A grandes rasgos, este tipo de sistemas para el almacenamiento industrial suele estar constituido por una estructura principal y central que es la que dota a todo el sistema de resistencia y estabilidad. Sobre esta estructura se apoyan los brazos en posición horizontal, los cuales se ajustan a diferentes alturas, según las necesidades del lugar y esto conforma la estructura general de la estantería.

El tamaño, longitud, grosor e incluso el material de los brazos horizontales que se utilizan pueden ser diferentes, dependiendo de las necesidades del almacén y el tipo de material que se desea almacenar en los estantes. Por esta razón, este tipo de racks presenta una gran versatilidad y es uno de los más utilizados en la industria, en diferentes sectores, pues es común que haya almacenes en los que se tienen constantes cambios en el volumen de la mercancía y las cargas a almacenar, por lo que una estantería de este estilo resulta sumamente útil y práctica.

Entre las peculiaridades que tienen las estanterías cantilever en su diseño se encuentra un detalle respecto a la distribución de las unidades o mercancía a almacenar, que es el hecho de que la carga siempre debe sobresalir en una pequeña porción del estante, a diferencia de otros racks en los que la mercancía permanece siempre dentro de los límites del estante, todo esto siempre procurando que la distribución de la carga sea uniforme.

Asimismo, la estructura de los estantes que conforman este sistema de almacenaje industrial permite una gran flexibilidad en cuanto al número de brazos horizontales que se colocan en cada estante, número que corresponde siempre con el nivel de seguridad y resistencia que se desea tener, lo cual depende en gran medida del tipo de carga, especialmente el material y el peso de esta.

Lo importante a este respecto es siempre contar con la seguridad que la estantería es lo suficientemente estable, resistente y segura para almacenar el material, que la carga no se doblará ni sufrirá daños, torsiones o deformaciones y que tampoco lo hará el estante y mucho menos el personal. Y es precisamente derivado de este aspecto de flexibilidad en su composición y estructura que surge la clasificación más común y conocida en la industria de las estanterías cantilever: estantería para cargas pesadas y medianas y estantería para cargas ligeras.

En el caso de los racks para cargas pesadas y medianas, su uso más común se da cuando se requiere el almacenamiento de mercancía y material de gran longitud y a gran altura, ya que una estantería de este tipo permite aprovechar el espacio al máximo, además de la ya mencionada excelente resistencia para contener y almacenar elementos tan variados como perfiles, tubos, piezas de madera, barras, diferentes elementos de metal y demás materiales de gran longitud.

De igual forma, este tipo de rack es altamente funcional y que permite el uso de elevadores, carretillas elevadoras, puentes grúa y otro tipo de maquinaria para su carga y descarga, lo que permite a su vez una gran movilidad, facilidad de montaje y la posibilidad de modificar la estructura de la estantería si es necesario. Por su parte, los racks de este tipo empleados para el almacenaje de cargas ligeras son ideales en almacenes e industrias que requieren utilizar o almacenar elementos de gran longitud pero con bajo peso, cargas sumamente livianas que se colocan a altura reducidas, esto principalmente para facilitar la carga y descarga de la mercancía, tanto con maquinaria especializada como de forma manual.

A pesar de tratarse de cargas ligeras, este tipo de sistema de almacenaje también ofrece una estructura sencilla, pero altamente resistente, flexible y con la posibilidad de ser modificada con base en las necesidades de los usuarios y materiales que se almacenan en el lugar. Por lo general, el tipo de materiales que se almacenan son muy similares a los que guardan los racks para cargas pesadas (tubos, piezas de madera, piezas de metal, barras, perfiles), pero suele tratarse de elementos mucho más ligeros, delgados y fáciles de manejar, pero de gran longitud.

Es menester reiterar que en cualquiera de los dos casos, es fundamental considerar un par de aspectos importantes respecto a la distribución de las cargas: las medidas de la mercancía, el nivel de rigidez o flexibilidad de la carga y su peso. Esto es fundamental para garantizar la efectividad y funcionalidad del rack y la integridad de la carga.

Finalmente, únicamente resta recordar que la calidad de la estructura, los brazos, columnas y demás elementos de una estantería es fundamental para contar con un sistema de almacenaje seguro, confiable y funcional, por lo cual, es de suma importancia acudir con los expertos en el área para adquirir el mejor rack. Y para ello no hay mejor opción en el mercado que Interlake, la empresa líder en América Latina en desarrollo, diseño y distribución de estanterías cantilever y racks de cualquier otro tipo para satisfacer las necesidades de almacenaje cualquier empresa, industria o almacén.

Publicaciones Recientes