En Blog

Uno de los sistemas de almacenamiento más utilizado en los almacenes donde se resguardan cargas largas, de distintas longitudes, peso y medidas, tales como los perfiles metálicos, tuberías, tableros de madera o molduras, son estanterías cantilever, y en la siguiente entrada del blog de Interlake les contaremos en qué consisten los sistemas de almacenaje con este tipo de estantes que han sido especialmente diseñados para almacenar cargas de gran tamaño, con gran resistencia, facilidad y un montaje fácil.

En un almacén, todo producto debe ser almacenado, por ello debe haber soluciones de almacenaje que se adapten a las necesidades y características tanto del almacén como de los productos que contienen; dentro de los tipos de productos para almacenar, que son una especie de reto para los almacenes, son aquellos con una longitud superior a la de la media, ya sea porque es un producto de una sola pieza o porque es el ensamble de varias piezas, con un peso elevado. Las unidades de carga voluminosas deben ser almacenadas en zonas con materiales resistentes, sobre plataformas apiladas en las que exista un espacio entre cada unidad para que puedan ser manipuladas por un medio mecánico, ya sea para insertarlas o para retirarlas.

Pueden utilizarse tableros de madera o de chapas metálicas, pero cuando el producto además de largo o pesado y voluminoso es flexible o puede romperse con facilidad, se requiere de un tipo de estantería metálica llamada Cantilever, que son soluciones adecuadas de almacenaje para artículos de gran tamaño, como tuberías, barras, textiles u otros materiales frágiles pero largos, por lo que Cantilever es un sistema que impide que se quiebren o que pierdan su forma.

Mediante este sistema de estanterías metálicas se puede almacenar tanto de forma unilateral como bilateral, pues los estantes se forman con barras metálicas verticales, de las que salen soportes o ganchos metálicos en donde se coloca la mercancía a almacenar, de modo que en los niveles más bajos se pueden aprovechar dos columnas, y en los superiores una sola columna, y de este modo se puede acceder a la carga con mayor facilidad.

Dependiendo del peso de cada unidad se puede hacer la carga y descarga de mercancía de forma manual o con patines hidráulicos o carretillas.

Al ser un sistema que se adapta a las necesidades del espacio de almacenamiento y a las necesidades de cada almacén, se puede ampliar o modificar, con un diseño simple, estable y funcional en el que se puede almacenar cargas largas frecuentemente, independientemente de la longitud de cada carga.

El uso de estanterías cantilever permite almacenar estructuras o materiales largos y de gran peso y volumen, pues su estructura central es muy resistente y cuenta con brazos que se apoyan de forma horizontal y se ajustan a diferentes alturas, formando así las estanterías, lo que da mayor versatilidad ante los cambios en el volumen y longitud de las cargas. Sin embargo, es importante que la carga sobresalga de la estantería en vez de quedarse dentro de los límites, lo que brinda mayor estabilidad a la unidad de carga. La unidad de carga se puede apoyar en tantos brazos como sea necesario, con el fin de evitar flexiones del material y proporcionándole mayor estabilidad a la estantería.

Si bien las estanterías cantilever son recomendadas para cargas pesadas, de gran longitud y altura porque son resistentes para el almacenamiento de tuberías, barras, perfiles metálicos, madera, etc., también se pueden utilizar para cargas ligeras, con las ventajas de que se puede modificar los niveles de altura con mucha facilidad, son flexibles y se adaptan a los espacios disponibles. La carga almacenada se puede manipular con patines hidráulicos, carretillas elevadoras, grúas, etc., con gran movilidad y facilidad de operación.

Ya que se componen por elementos que encajan entre ellos, tienen una gran movilidad, por lo que su montaje es fácil y simple, pero su estructura es altamente resistente; las estanterías de tipo Cantilever para cargas ligeras son ideales para el almacenamiento de cargas livianas y de tamaño medio, en alturas reducidas, y tienen las mismas características en cuanto a la sencillez de montaje y resistencia, aunque la diferencia es que se diseñan para cargas de tipo manual, que aunque son de gran longitud, como madera, tubería o perfiles metálicos, pueden cargarse y descargarse manualmente. En estas, la carga se apoya en mínimo dos brazos, y se debe tener en cuenta las medidas, rigidez y peso de las unidades de carga.

La distribución de la carga que soporta la estantería debe ser equitativa y uniforme, en las Cantilever como decíamos anteriormente, la carga debe sobresalir con el fin de que los materiales no se maltraten, doblen o rompan, además de que se le da un soporte más estable y mayor estabilidad, especialmente al descargarla.

En el sector de la madera se debe dar un cuidado especial al almacenamiento de productos, ya que requieren ventilación para que no se deformen ni se llenen de moho, además de que los materiales que se manejan son de grandes dimensiones y se necesitan sistemas enfocados en este y otros sectores similares.

Las estanterías cantilever son una solución adecuada en el almacenamiento de estructuras de tamaño largo, voluminosas y de peso considerable; en Interlake contamos con este sistema que es considerado como uno de los más eficaces del mercado, gracias a que se pueden instalar en distintas dimensiones y con columnas unilaterales o bilaterales, que se adapten a las necesidades de cualquier almacén para garantizar el buen estado de la mercancía a resguardar.

Llámanos hoy mismo y solicita tu cotización.

Publicaciones Recientes