Algunos piensan que es suficiente comprar cualquier equipo de manutención o tipo de warehouse racks para aumentar la eficiencia de sus operaciones logísticas. En realidad, se requieren análisis previos para garantizar operaciones seguras, por ejemplo, la nivelación del suelo. Para aplicar un análisis de nivelación, se necesita el respaldo de expertos en planimetría.

¿Por qué es crucial la planimetría en cualquier almacén?

Permitir la circulación adecuada de los equipos de manutención es crucial en cualquier almacén. Nos referimos a máquinas y herramientas, como transpaletas, vagonetas, carretillas elevadoras (trilaterales, contrapesadas, manuales, con mástil y horquilla retráctil), aparatos de elevación (polipastos, poleas, cabrestantes). Muchos de los accidentes en bodegas ocurren por comprar equipos inadecuados, colapsos por impactos de montacargas (que deben prevenirse) o manejos negligencia, no obstante, también por la falta de un análisis planimétrico.

La planimetría es una rama de la topografía, que se dedica a la medición y representación de la superficie terrestre sobre una superficie plana. Es una cuestión importante para las máquinas de manutención, ya que algunas exigen un alto grado de planimetría del pavimento para que no presenten averías. También es crucial para los warehouse racks, debido a que, si no se respeta la planimetría para la que se diseñó el almacén, puede afectarse su aplomo y derivar en la caída de la instalación.

Con respecto a las maquinarias de manutención, los problemas más comunes surgen con los sistemas de montacargas tipo torre (trilaterales o bilaterales), debido a su velocidad operativa y su gran altura de elevación. Para ellas, es sumamente crítica la nivelación del pavimento, pues se opera con tolerancias milimétricas en las calles entre warehouse racks  y las mínimas variaciones del suelo pueden inclinarlas, lo que supone un riesgo para el personal y los productos.

Al utilizar una carretilla elevadora de pasillos muy angostos en un suelo desnivelado, ocurrirán balanceos. No poseen un sistema de amortiguación, por tal motivo, transmiten el movimiento al mástil de forma inmediata, además, debido a su considerable altura, un ligero milímetro de desnivelación en la base puede transformarse en varios centímetros de desviación en grandes alturas, lo que implica golpes a las cargas.

La nivelación del pavimento en entornos laborales con equipos de pasillo estrecho debe ser muy fina, además incluirse en los programas de seguridad y prevención de riesgos para racks industriales. Algunas personas creen que es suficiente que el constructor diga que la superficie está bien nivelada. Los dueños de negocios tienen que solicitar la certificación oportuna y otros documentos, como la tabla de toma de muestras realizada después del acabado del pavimento.

Comprobar la nivelación del suelo no es algo sencillo. Requiere de mucho cuidado, amplios conocimientos topológicos e instrumentos especiales, como las herramientas ópticas de alta precisión. La superficie también debe cumplir ciertos parámetros, que varían según el sistema de almacenaje utilizado.

Nivelación según la clase del sistema de almacenaje

No todos los almacenes requieren la misma nivelación. En realidad, las exigencias de nivelación se diferencian según la clase de la instalación: 100, 200, 300 o 400. Considerando el equipo de manutención que usen, los sistemas de almacenaje son clasificados de la siguiente manera:

Clase 100

Se refiere a sistemas con pasillos muy estrechos. Los warehouse racks de carga paletizada son menores que 18 m de altura y manejados por transelevadores que se controlan de forma automática.

Clase 200

Se refiere a sistemas con pasillos muy estrechos. Las estanterías de carga paletizada son manejadas mediante transelevadores controlados automáticamente y con sistemas adicionales de posicionamiento de las unidades de carga.

Clase 300

Se refiere a sistemas con pasillos muy estrechos, operados únicamente con carretillas elevadoras que no necesitan girar en las calles para realizar cargas o descargas. Las carretillas se guían a lo largo del pasillo mediante guías de inducción o mecánicas. En esta clase se encuentran dos subclases:

300A

Los operadores bajan y suben de forma conjunta con la unidad de carga, además posee un posicionamiento manual en altura. Al hallarse a nivel del suelo el conductor, dispone de un circuito de visión cerrado o un sistema equivalente.

300B

Los operadores se mantienen al nivel del suelo y no cuentan con dispositivos de visión indirecta.

Clase 400

Es la clase más habitual. Se refiere a estanterías de carga paletizada con pasillos, que son lo suficientemente anchos para permitir giros de 90° con los montacargas para realizar operaciones de carga y descarga. Incluye también racks con pasillo reducido, que pueden utilizarse con carretillas más especializadas.

Acudan con ingenieros que tengan experiencia en análisis planimétricos y adquieran racks industriales adecuados para el nivel del pavimento de su almacén. En Interlake encontrarán al mejor proveedor. Pidan más información a través de la línea (33) 1561 2716 o llenen con sus datos el formulario disponible en nuestro sitio web.

Publicaciones Recientes