En Blog

Quizás no lo hayas notado, pero un almacén puede significar el éxito de tus procesos de venta…o bien, el fracaso. Si no lo mantienes en perfectas condiciones, quizás tus tiempos y costos se incrementen. Acércate a nosotros para obtener tus warehouse racks, o racks de almacén, que permitirán que tu administración y logística sean más eficientes. Además, en esta ocasión, porque estamos de muy buen humor, queremos darte algunos consejos para que tu mercancía se encuentre en un ambiente ideal. ¡Continúa leyendo!

Organiza, por supuesto. Si tu almacén no está bien distribuido, limpio y con sus respectivas identificaciones, los productos que lleguen se irán a los lugares que no les corresponde. Cuando necesites empacar o enviar, no encontrarás los productos que son. Establece tu propio sistema de organización de materiales de acuerdo a tus mismos procesos. Los productos que más rápido salen deberán ser más fácilemente encontrados, así que ponlos hasta el frente de tus warehouse racks. Además, si es posible, agrúpalos de acuerdo a su complementación. Si dos productos o más salen por lo general juntos, entonces acomódalos juntos.

Recibe tus productos de forma correcta. O lo que significa, que al momento en que lleguen al almacén debes inspeccionarlos, verificarlos y etiquetarlos. No dentro de dos horas, no dentro de una semana. Así podrás asegurarte de que has recibido lo que era y llevar un mejor programa de gestión de mercancía. Podrás acomodarlos de acuerdo a tus necesidades y saber qué productos tienes disponibles y cuáles no.

Más que nada, utiliza la lógica. Si sientes que alguna decisión no es natural, no la lleves a cabo. No importa qué tan grande o pequeño sea tu almacén, si no está debidamente funcional, repercutirá en costos significativos. En cambio, si funciona de manera eficiente, puedes mejorar drásticamente el tiempo, los esfuerzos, incluso los accidentes. Todo, desde la acomodación en el mismo lugar físico hasta las entregas, deberás pensarlo con detenimiento e instinto. Para que el repartidor no se confunda o realice viajes de más, acomoda en grupos (como habíamos dicho), o por tamaños.

Actualiza constantemente. Reorganiza de acuerdo a los cambios que se van presentando. Ya que lo que hoy te funciona puede no ser tan funcional en un par de meses. Reevalúa cada cierto tiempo tus métodos de inventariado y almacenamiento para que tus tiempos sean siempre los adecuados. Sobre todo hablando de mercancías, piensa que muchas veces los productos tienen un ciclo de vida que varía. Es decir, con las modas o requisiciones de los clientes, un producto que haya ocupado varios warehouse racks en un pasado, hoy puede ya no llenar ni siquiera uno de ellos. Destínalo entonces para otro tipo de mercancía, no te aferres, todo es resultado de la oferta y la demanda.

No dejes de lado el control de calidad. Si quieres que tus clientes te sean fieles, no los defraudes. Para eso existe el control de calidad, que asegura que los productos enviados hayan sido verificados y hayan pasado la prueba de empaquetación y características innatas. Por lo general las personas que entregan los paquetes no son las que hacen el revisado. Éste debe al menos hacerse una vez en el almacén. Si tienes tus productos previamente elegidos, mantenidos en óptimas condiciones, no habrá manera de que te regresen los productos porque no cumplen con las cualidades requeridas.

La seguridad en el sitio es fundamental. Así tus empleados no tienen por qué preocuparse de que las enormes cajas les caigan encima. Utiliza warehouse racks que permiten un mayor grado de seguridad. Además, provee capacitación a tus trabajadores para que sepan la forma ideal de llevar a cabo sus actividades, con bajo riesgo y poca probabilidad de accidentes. Si no tienen por qué preocuparse de su salud física, podrán realizar sus actividades más rápido y de manera precisa. Para ello también deberás mantener limpio el almacén. Un charco de agua puede causar daños irreparables, un estorbo en el camino podría significar que el montacargas choque, etcétera.

Además, la iluminación también juega un papel importante. Entre más luz haya, más visibilidad y mayor capacidad de los empleados para hacer su respectivo trabajo. Utiliza si es necesario, semáforos de color para indicar cuándo está pasando un montacargas o qué áreas del almacén están permitidas y cuáles no.

Apóyate de softwares de administración. Lo hemos mencionado incluso en otros artículos. Un software permite que agilices tus procesos, tus tiempos y que todo quede guardado en una base de datos que difícilmente se perderá, pero que puede actualizarse constantemente. Los softwares proveen control de inventario, aunque no sólo eso, sino también mano de obra, mantenimiento de equipos, envío, pagos, rutas, y mucho más. De hecho, hay varias opciones que convienen muchísimo, como pruebas gratuitas o personalización de los programas de acuerdo a tus necesidades.

Esperamos te hayan servido nuestros consejos. Esperamos que así como este artículo te ha gustado, te agraden también nuestros otros artículos. Si tienes dudas o necesitas cotización de cualquiera de nuestros warehouse racks, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Podemos brindarte la cotización que necesitas sin ningún tipo de compromiso. Además, te ofrecemos soluciones adjuntas para que tengas todo un sistema integral de manejo de materiales y mercancía.

Constantemente estamos trabajando para brindarte un mejor servicio y queremos que tengas toda la información pertinente para tomar una decisión sabia y útil. ¡No te pierdas nuestros siguientes textos!

Publicaciones Recientes