Las estanterías son indispensables en los almacenes y se fabrican con distintos materiales, entre los que destacan el metal. Se usan comúnmente en las grandes bodegas, donde se depositan cargas muy pesadas y que deben distribuirse de modo que haya un uso eficiente del espacio. En los pequeños almacenes y tiendas es común ver racks de plástico, fibra de vidrio e incluso madera, que son funcionales, pero tienen limitaciones. Hay diversas razones por las que deberían remplazarlos por modelos de metal con proveedores de racks experimentados, que vale la pena que conozcan.

Versatilidad

Muchos piensan que las estanterías metálicas e industriales son de grandes dimensiones, sin embargo, actualmente los proveedores de racks las ofrecen en distintas formas y tamaños, lo que permite que se usen en espacios pequeños. Hay también ejemplares para almacenar distintos objetos o materiales, ya que poseen variadas características. Es importante considerar las especificaciones de los fabricantes para evitar problemas. Pueden usarse, por ejemplo, en librerías y almacenes de ropa de marcas en crecimiento para asegurar la limpieza y orden. Los objetos que se almacenan en ellas son protegidos de la suciedad y polvo, lo que es crucial para los que son delicados.

Fácil ensamble

Sus piezas son removibles, a diferencia de las estanterías de plástico que suelen fabricarse en una sola pieza o los modelos de madera y el remplazo de sus componentes es difícil ya que no suelen venderse refacciones originales, solo las estructuras completas. En los ejemplares de metal, que es importante aprender a elegir, pueden añadirse plataformas de forma rápida y sencilla, por tal motivo se adaptan a las nuevas necesidades que se presentan mientras crecen los negocios. Son personalizables y pueden dividirse los espacios hasta lograr el almacenaje deseado, además, permiten la colocación de pocas plataformas en pequeños espacios sin comprometer su capacidad de carga.

Amplia vida útil

Requieren poco mantenimiento en comparación con los materiales alternativos debido a que se fabrican con estructuras robustas, lo que vuelve a las estanterías de metal en una excelente opción para productos pesados, pero en pocos volúmenes. Los ejemplares de madera necesitan mucho mantenimiento y pueden dañarse si se exponen constantemente al sol o arañase con facilidad. Se requieren también el lijado y teñido periódicos para que mantengan su apariencia.

Los racks metálicos no necesitan pulidos ni pintura y conservan su recubrimiento original durante muchos años por los pigmentos industriales que utilizan los fabricantes. Lucen en excelentes condiciones durante mucho tiempo y pueden colocarse en cualquier entorno, a diferencia de la madera que se pudre o daña con la humedad. Son también muy fáciles de desinfectar y soluciones de desinfectante recomendados no dañan su apariencia.

Si bien tienen larga vida útil deben tratarse adecuadamente y respetar sus especificaciones. Un excelente ejemplar son los racks galvanizados, que son capaces de resistir hasta 500 kilos, no se oxidan y brindan la máxima seguridad y estabilidad. Duran considerablemente si se ubican en interiores y en el caso de las estructuras de acero son funcionales hasta 50 años.

La mayoría de los componentes de estanterías metálicas como bisagras, soportes, rejillas, etcétera, son de acero inoxidable y tienen alta resistencia a la tracción, lo que los vuelve una opción duradera y confiable.

Precio accesible

Una de las razones por las que muchos dueños de pequeños almacenes o tiendas buscan proveedores de racks de plástico o fibra de vidrio es la creencia errónea de que los ejemplares de metal son muy caros, sin embargo, son asequibles para la población en general. Hay una gran variedad de estanterías en el mercado actual, por lo que los precios varían y es posible encontrar un modelo que se ajuste a su presupuesto.

Su precio bajo no compromete su calidad y los vendedores suelen ofrecer promociones cuando se adquieren varios ejemplares. Son la mejor opción si desean asegurar el retorno de su inversión gracias a su durabilidad y requieren poco mantenimiento lo que implica grandes ahorros.

Mayor espacio

Una de las limitaciones que impide a propietarios de tiendas y pequeños almacenes crecer es la falta de espacio y usarlo únicamente de forma horizontal. Algunos incluso se limitan a almacenar una cantidad específica de existencias para mantener el sitio despejado, sin embargo, será difícil que crezcan así. Con las estanterías de metal pueden aprovechar mejor el espacio disponible e incrementarlo de manera estratégica mediante el uso del espacio vertical. Son regulables en altura y pueden duplicar o triplicar su capacidad de almacenamiento.

Protección para objetos sensibles y luminosos

Las estanterías de metal evitan que sean dañadas las mercancías más sensibles por compresión o golpes. Si se colocan en áreas de poca altura o en el suelo, las probabilidades de que se rompan son mayores. Evitan así pérdidas de dinero.

Son también útiles para cargas voluminosas. Los pequeños almacenes pueden comenzar a guardar objetos muy espaciosos con ellas y dar el primer paso para crecer. Un ejemplo son las estanterías cantiléver que son la mejor opción para cargas pesadas y voluminosas. Si bien son comunes en instalaciones enormes pueden acoplarse en áreas más pequeñas. Hay incluso diseños compactos que pueden soportar hasta media tonelada y ejemplares de uno o varios módulos con distintos niveles de carga.

Visibilidad

Su uso es recomendable para tiendas que deseen manejar productos pesados y que sean visibles para los compradores, además, ayuda a encontrar los artículos con mayor facilidad en almacenes, lo que optimiza la gestión de inventarios y preparación de pedidos. En los almacenes es crucial que los productos se ubiquen de forma rápida y eficiente, ya que de ello dependen los tiempos de envío de los pedidos y la imagen que los clientes tendrán del negocio. Las estanterías de metal ayudarán considerablemente y evitarán extravíos o demoras en la productividad.

Seguridad

Gracias a su gran capacidad y resistencia permiten que el personal trabaje con seguridad sin riesgos de colapsos y evitan accidentes que pueden derivar en altos gastos médicos y demandas. Pueden también añadirse elementos de seguridad como:

  • Protecciones para estanterías. Pueden ser integrales o verticales. Las últimas evitan impactos con equipos de descarga y se colocan a lo largo del pasillo o en las esquinas. Las segundas por otro lado se ubican en los extremos de los pasillos y tienen la misma función.
  • Vigas transversales. Se instalan en el fondo y sobre la viga de la estantería y no requieren fijación adicional. Incrementan la estabilidad de una unidad de carga en función del tipo de superficie, pallet, posición de plataforma, etcétera.
  • Protección contra caídas y malla de seguridad. Se diseñan para evitar los colapsos de mercancías y pueden instalarse como cerramientos de seguridad o mallas para evitar las caídas de productos en las partes más altas de los racks.
  • Extensiones de marco. Evitan caídas laterales de mercancías en niveles de carga cercanos o pasillos. Pueden usarse para extender los marcos traseros o delanteros según la forma de entrada y salida de los productos.

Si les convencieron esta lista de razones contacten a los expertos de Interlake. Tenemos muchos tipos de racks en México que se adecuarán en su pequeño almacén o tienda y tienen la opción de añadirse más componentes conforme crezca su negocio. Para más información marquen al (33) 3882 5086 para Guadalajara, (81) 1104 8619 para Monterrey, (55)5343 5603 para Edo de México y (55)1325 7239 para Querétaro.

Publicaciones Recientes