Tener un óptimo control del inventario y gestionar adecuadamente los almacenes y sus componentes son tareas desafiantes. También lo es encontrar los racks para almacenaje que se adapten a sus requerimientos. Afortunadamente, existe la opción de instalar almacenes autoportantes. Son cada vez más conocidos, no obstante hay algunas dudas sobre ellos que es importante aclarar.

¿Qué son?

Para entender los beneficios de estos racks para almacenaje, deben conocer sus principales características. Se trata de un sistema diseñado para soportar no solo las cargas, también los cerramientos, acciones, sismos, viento y nieve. Los almacenes se conforman por estructuras de sustentación y distintos componentes, como paredes laterales, columnas, cercas, correas y cubierta, sobre las que actúan los agentes externos.

En otras palabras, la propia estantería constituye la estructura del edificio, por tal motivo, cada elemento debe ser altamente resistente. Las fuerzas que actúan en el almacén se transmiten al piso mediante las columnas, que necesitan la construcción de zapatas de repartición de cargas. Por otra parte, es crucial crear una losa con suficiente capacidad para resistir el peso de las mercancías y equipos de manutención.

Racks para almacenaje

Son grandes obras de ingeniería, además se trata de la mejor solución para cubrir necesidades de almacenaje a grandes alturas. Al elegir un almacén autoportante, se evita la construcción de naves industriales convencionales, lo que permite automatizar y rentabilizar al máximo el espacio disponible para almacenamiento. Sus estanterías consisten en estructuras metálicas, donde suelen almacenarse pallets de alto peso y que cuentan con muchos puntales/bastidores que reparten uniformemente el peso sobre el piso.

¿Qué ventajas ofrecen?

Son varias, entre las que destacan las siguientes:

Optimización de altura y superficie

Los racks para almacenaje autoportante se proyectan de manera simultánea, lo que ocupa solo el espacio necesario y sin incluir pilares intermedios que condicionan su distribución. Su altura está determinada por las necesidades del almacén. Cabe agregar que las vías requieren una altura y pendiente inferiores.

Grandes alturas

Según el alcance de los equipos de manutención usados o las normativas locales, los sistemas autoportantes pueden superar los 40 metros, por lo que son la mejor solución para almacenar a grandes alturas.

Diseño simple

La estructura está montada sobre una losa de concreto con gran grosor, lo que permite repartos uniformes de la fuerza sobre la cimentación. De esta manera, se evitan concentraciones elevadas de cargas.

Obra civil

Requieren mínima obra civil para su construcción, aunque es importante la instalación a cargo de expertos en racks en México. Se necesita únicamente la construcción de la losa del piso y, en algunos casos, un muro perimetral de estanqueidad de dos metros de altura aproximadamente.

Bajos costos

La rentabilidad que aporte el almacén autoportante será mayor si también lo es la altura de la construcción. Sus costes son bajos en comparación con almacenes convencionales.

Desmontaje sencillo

La estructura puede desinstalarse fácilmente, lo que permite recuperar dinero de los componentes. Esto es posible, ya que posee los elementos estándar de racks atornillados o ensamblados.

¿Cuándo se recomiendan los almacenes autoportantes?

En realidad, cualquier empresa puede construirlos para optimizar sus procesos de almacenaje, no obstante se recomiendan en los siguientes casos:

  • Si los almacenes son mayores que doce metros de altura.
  • Si la construcción es de menor altura, pero su uso es provisional.
  • Si se necesita la máxima optimización del volumen y el espacio, sin importar la altura del edificio.

En el caso de las construcciones con menos de 12 metros, regularmente se usa el sistema de almacenaje por compactación no automática, como racks dinámicos por gravedad, paletización compacta, pallet shuttle o estanterías push back, que son un excelente método para cargas paletizadas.

Ahora bien, la virtud principal de este sistema es el ahorro de costos en comparación con la solución convencional, que implica construir una nave industrial al que deben incluirse los costos de los racks metálicos. Automatizarlos genera rentabilidad al hablar de proyectos de gran altura y a partir de una cantidad relevante de unidades de carga. Son soluciones de construcción civil, por tal motivo, deben aplicarse las normativas y contar con un marcado especial.

Es importante acercarse con una empresa que tenga certificados y garantías de seguridad. Para diseñar los almacenes autoportantes, deben considerarse las unidades de carga, el esfuerzo que generan los equipos de manutención y las acciones que pueden incidir en la construcción según la ubicación geográfica.

Si desean el respaldo de una empresa con estas estructuras, contacten a los expertos de Interlake. Consideramos la norma de RMI, que proviene de una asociación americana que fija parámetros de diseño de los racks para sistemas de almacenaje, además es el único instituto en Latinoamérica. Para más información sobre nuestro servicio comuníquense al (33) 3882 5086 para Guadalajara, (81) 1104 8619 para Monterrey, (55) 5343 5603 para Edo. de México o envíen un mensaje desde el formulario.

Publicaciones Recientes