No cabe duda, que las estanterías industriales son el equipo clave en la mayoría de los almacenes; sin embargo, no son el único que se requiere para que estos funcionen adecuadamente. Son necesarios también los llamados medios mecánicos, que, usualmente, son ordenados según su nivel de automatismo. Comúnmente, se conocen aquellos medios usados para almacenes convencionales, pero ¿qué pasa con los almacenes autoportantes? Para ellos hay varias opciones que comentaremos en esta publicación.

Almacenes autoportantes: una opción poco usual para almacenaje

Si construirán alguno de los tipos de almacenes autoportantes y adquirirán sus respectivos mecánicos, es importante que conozcan este peculiar sistema, que es cada vez más demandado. Destaca por su gran altura y las estanterías que, además de soportar las cargas, sostienen tanto muros como techos del almacén para formar un conjunto compacto.

Son las mismas estanterías industriales las que conforman la estructura del almacén, lo que conforma una macroestructura de alta ingeniería, que permite aprovechar al máximo el espacio disponible en altura. Pueden medir hasta 40 metros y permiten eludir la obra civil implicada en la construcción de una nave separada de los racks. No se necesitan vigas u otros elementos de construcción para garantizar una obra duradera, resistente y de alta calidad.

Para poder iniciar un proyecto así, es importante que se realicen estudios previos del sitio donde será concretado y considerar factores como riesgos de sismos, lluvia, viento, entre otros factores externos. Los expertos en estanterías industriales consideran a los almacenes autoportantes como verdaderas obras de ingeniería, debido a su capacidad de almacenar hasta 15,000 pallets. Si aún dudan de instalar este tipo de sistema de almacenamiento, consideren las siguientes ventajas implicadas:

  • Es una opción conveniente cuando no se cuenta con mucha superficie de almacenaje, pero se requiere guardar grandes volúmenes de productos.
  • Para operar en un almacén autoportante, pueden usarse sistemas convencionales o automáticos.
  • Generalmente, las estanterías pueden configurarse para que se adapten a las mercancías que serán almacenadas en anchura y altura.
  • Si necesitan operar lo más pronto posible, este sistema de racks de almacenamiento es una buena opción, ya que no se necesita demasiado tiempo de montaje, como el implicado en la construcción de naves industriales.
  • Se trata de una estructura prediseñada, por tal motivo, no implica gastos tan altos como la construcción y equipamiento de naves convencionales.
  • Si sus operaciones serán realizadas en frío, son la mejor opción. Incluso puede utilizarse para crear enormes cámaras frigoríficas para alimentos u otros productos perecederos.

¿Qué medios mecánicos admiten los almacenes autoportantes?

Este subtítulo es una pregunta frecuente sobre el almacén autoportante y ofrecer una respuesta es crucial. Este cuenta con distintos grados de automatización según varios factores, como las funciones humanas que se deseen mantener o eliminar, la complejidad de la manipulación de las mercancías o los requerimientos específicos de la empresa.

Debido a que este sistema posibilita alta movilidad en espacio mínimo, los equipos de manutención son instalados según la capacidad de movimiento de la instalación, la anchura de pasillos y la altura del almacén. Los medios mecánicos que se usan en este sistema son dos:

Medios mecánicos de recorrido libre

Entre los equipos de esta clasificación, destacan las carretillas retráctiles y convencionales y las torres bilaterales y trilaterales (ya sean guiadas o filoguiadas). Si usan cabezales giratorios para depositar o tomar la carga en cualquier lateral del sistema, es muy difícil que estos medios superen los 15 m de elevación.

Medios mecánicos de recorrido fijo

Entre los medios de esta clasificación, destacan los transelevadores automáticos y automático, los AVG (vehículos de guiado automático) y los transportadores. Si estos medios usan cabezales telescópicos, pueden llegar a la altura máxima del almacén autoportante.

Ahora bien, es importante conocer las diferencias entre ambos tipos de medios para elegir el más conveniente. Se trata de las siguientes dos:

Espacio de movimiento

Los transelevadores pueden moverse por pasillos que tienen una anchura menor que la de los pallets, no obstante, es importante asegurarse de no introducir cargas que sobresalgan del sistema de racks metálicos. Para fijar la anchura de los pasillos, se toman las dimensiones de la carga como referencia.

En el caso de equipos de recorrido libre, requieren más espacio y la intervención humana, no obstante, su menor nivel de automatización los vuelve más versátiles y, en algunos casos, más fiables. Cabe agregar que, al no usar un recorrido libre, su reemplazo en caso de daños es más sencillo, lo que los vuelve más prácticos cuando se necesitan modificaciones en la distribución del almacén.

Sistema de guiado

Los transelevadores semiautomáticos y automáticos van guiados por abajo y por arriba, además no se presentan posibilidades de desvíos en el camino. En el caso de equipos de recorrido libre, se apoyan sobre el piso y no requieren un sistema de guiado para funcionar rápidamente.

Si desean instalar un almacén autoportante y necesitan asesorías sobre los medios mecánicos más convenientes, contacten a los expertos de Interlake. Pidan una cotización a través de la línea (33) 1561 2716 o llenen el formulario en nuestro sitio web.

Publicaciones Recientes