Muchas empresas buscan aumentar la capacidad del almacén, lo que es conveniente por las ventajas que conlleva, por ejemplo, mayores ingresos y oportunidades, no obstante, muchos creen que, para ello, se requiere espacio adicional, ya sea mediante remodelaciones en el almacén o rentar una bodega. En realidad, es posible si se combinan adecuadamente los sistemas de almacenamiento y los elementos de manipulación de cargas. A continuación, comentaremos cuáles son los sistemas existentes, como los racks de almacenamiento.

Racks de almacenamiento

Racks de almacenamiento

Almacenamiento en bloque

Se trata del sistema más utilizado por las micro y pequeñas empresas, aunque algunas medianas lo aprovechan, debido a las ventajas que conlleva, por ejemplo, bajo costo. Es una buena opción para ahorrar un tiempo, pero no es conveniente mantenerlo a largo plazo. Recomendamos que cambien el almacenamiento en bloque por estanterías convencionales para pallets si desean crecer y aumentar considerablemente su capacidad de almacenamiento.

Recibe también el nombre de «almacenamiento en apilado» y se caracteriza por no usar ninguna estructura de racks de almacenamiento. El método es apilar una carga sobre la otra, ya sean cajas, pallets, entre otros. Como mencionamos, puede implicar un ahorro. Este se da en dos sentidos:

  • Ahorra espacio si se forman bloques compactos con las cajas.
  • Ahorro de infraestructuras y, por ende, de dinero.

No obstante, la altura que puede lograrse con las cargas almacenadas está limitada por dos factores que pueden dañar las mercancías si se sobrepasan: el peso que pueden resistir las bases de la pila de cargas y su estabilidad, que es muy fácil de perder durante la colocación de las cajas con el equipo de manutención.

Los primeros productos en ingresar al depósito son aquellos disponibles en la parte más baja de la pila, por tal motivo, no es un sistema adecuado para aplicación el método FIFO (primero en entrar, primero en salir). Con respecto a las cargas que pueden almacenarse en pila, se trata de aquellas cuyo almacenamiento no se encuentre limitado por la necesidad de aplicar la gestión FIFO (electrodomésticos, como lavadora, bloques metálicos, entre otros) o por su peso.

Sistema de almacenamiento con racks

La principal característica de este sistema está explícita en su nombre: almacenar distintas unidades de manipulación y cargas por medio de racks de almacenamiento. Son la opción más usada en la actualidad, debido a su precio, que es accesible para la mayoría de las empresas medianas, además son muchas las grandes empresas que las usan, pese a la existencia de sistemas más sofisticados, lo que les permite ahorrar para invertir en otras áreas importantes.

Ahora bien, hay varios tipos que pueden usarse como sistema de almacenamiento. Una clasificación somera es la siguiente:

Estanterías ligeras

Estas estanterías de almacenamiento son usadas comúnmente en industrias, como la editorial o ferretera, debido a que son convenientes para resguardar unidades de bajo peso. Un ejemplo de este tipo son los racks para picking, que se diseñan para almacenar productos sueltos o cajas individuales. Tanto las cargas como descargas se realizan de forma manual y son una buena opción para pequeñas y medianas empresas.

Estanterías para cargas largas

El ejemplo más notorio son los racks cantiléver, que son la mejor solución para cargas largas, pesadas y voluminosas. Pueden almacenar tanto tubos, perfiles de metal como listones y tableros de madera. Se trata de columnas que pueden colocarse en los muros para aprovechar toda la altura del almacén, además pueden colocarse ejemplares de dos caras para equilibrarse entre pasillos.

Las columnas integran una serie de brazos, donde se depositan y extraen las mercancías desde un lado. Son también ideales para cargas con diferentes longitudes y geometrias complejas, por ejemplo, bobinas, llantas, entre otros. Las estanterías cantiléver permiten modificar los niveles en altura de forma sencilla, además se adaptan a cualquier espacio.

Estanterías para pallets

Son el tipo de estanterías más usadas por las empresas. Se trata de racks metálicos que destacan por su resistencia y fácil adaptación a distintos entornos, además soportan muchos tipos de carga. Su nombre se debe a que las cargas se colocan sobre pallets, a los que se accede de forma directa, lo que las vuelve muy prácticas. Para usarla eficientemente, es necesario contar con un montacargas u otros equipos de carga con horquillas.

Sistema de almacenamiento automático

Permiten realizar el proceso de almacenaje y manipulación de unidades de forma automática. Hay varios tipos que pueden aplicarse para gestionar el almacén. Los más sofisticados usan equipos robotizados, lo que disminuye los tiempos de seguridad, confiere velocidad y altura y mejora la seguridad. Son los más caros, por lo que suelen hallarse en grandes empresas, aunque son cada vez más accesibles para muchas medianas empresas.

Si se inclinan por el sistema de almacenamiento mediante estanterías, contacten a los expertos de Interlake. Somos proveedores de racks en México con reconocimiento en otras partes del mundo. Pidan una cotización al (33) 1561 2716 o completen el formulario de nuestro sitio web.

Publicaciones Recientes