En Blog

La seguridad es uno de los elementos más importantes a considerar al momento de seleccionar el sistema de almacenaje que se implementará en un entorno de trabajo específico. Tanto en áreas de almacén como en bodegas, los protocolos de seguridad que se deben implementar están directamente relacionados con la manipulación y mantenimiento de los productos y de los warehouse racks que los contengan, ya que de las características de estos elementos fundamentales de un sistema de almacenaje dependen cuestiones como el tipo de equipo de manutención que se tenga que emplear, entre otras.

Las medidas de seguridad que se implementan al interior de un almacén por lo general parten de manuales creados especialmente para la bodega o almacén en cuestión, esto según las características específicas del espacio destinado al almacén, el tipo de productos que en él se almacenan y de las exigencias propias de los procesos que se desarrollen en el lugar. Estos manuales de seguridad tienen como objetivo ofrecer una guía práctica a los operarios y en particular, a la persona encargada del mantenimiento y seguridad del almacén, que les ayude a conservarlo en buen estado, agilizar los procesos de trabajo y evitar accidentes, así como prevenir fallas y daños ocasionados por darle un mal uso a los elementos que conforman el sistema de almacenaje y a las instalaciones en general.

Las medidas básicas de seguridad que se implementan en cualquier almacén, independientemente de sus características particulares, parten de la un conjunto de normas europeas, como las notas técnicas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo, la norma EN15635 y de recomendaciones de especialistas en el sector de almacenaje. Es importante mencionar que según la región en la que se encuentre ubicado el almacén su operación deberá estar regulada por las normas vigentes dictadas por los organismos dedicados a regular el sector a nivel nacional y regional.

En INTERLAKE, con el objetivo de brindarte información relevante sobre sistemas de almacenaje, a lo largo de varias entradas en este blog te presentaremos algunas directrices para el correcto uso y mantenimiento de los equipos de manutención, de los warehouse racks y de los elementos estructurales de la construcción del almacén. La información aquí contenida sólo es una guía, y como ya mencionamos las medidas de seguridad parten tanto del sistema de almacenaje como de los sistemas de carga empleados, por lo que te sugerimos consultar los manuales creados específicamente para el tipo de sistema que tengas implementado,

Todas las medidas de seguridad encaminadas a evitar accidentes, lesiones en el personal, interrupciones en el servicio y daños en instalaciones o mercancía se pueden catalogar en tres niveles: prevención, inspección y mantenimiento, y es indispensable que se atiendan las exigencias de cada una para mantener el almacén funcionando óptimamente. El primer nivel, prevención, consiste básicamente en capacitar el personal del almacén para que utilice correctamente el equipo y las instalaciones; el segundo nivel, inspección, consiste en realizar periódicamente revisiones en las instalaciones y equipo para verificar su funcionamiento, ello con la finalidad de detectar fallas o averías y poder hacer las reparaciones necesarias de manera oportuna, es decir, el mantenimiento, que se encuentra en el tercer nivel.

El punto de partida en todo manual de seguridad es identificar los elementos que conforman el almacén, sus características, ubicación, sus necesidades de cuidado y mantenimiento, así como su forma correcta de operación. Estos elementos son la losa o el forjado, las unidades de carga, los warehouse racks y los equipos de manutención. La losa es el elemento estructural del almacén que debe reunir ciertas propiedades de resistencia y estabilidad que le permitan soportar las cargas, tanto de los racks como de los equipos de manutención operados en el almacén. Lo ideal es que la losa tenga acabado de hormigón de tipo C20/25 y resistencia mínima de 20 N/mm2, o en su defecto, un acabado de material bituminoso. En cuestión de espesor y geometría, la losa debe reunir características adecuadas según el tipo de racks que se utilicen pero de manera general tienen que permitir el anclaje de las bases de los racks.

El segundo elemento fundamental son las unidades de carga, es decir, los productos a almacenar. En este punto también se incluyen los elementos que se empleen como auxiliares para el almacenaje y movimiento de los productos en cuestión, como tarimas o contenedores. El diseño y material empleado en la fabricación de los materiales deben cumplir con lo establecido en las normas aplicables y contar con la suficiente capacidad para soportar las cargas que en ellos se depositen. De igual manera, los elementos auxiliares se tienen que adaptar al diseño del sistema de almacenaje, razón por la que sus medidas, peso, material y diseño se tendrían que contemplar con anticipación para garantizar el óptimo funcionamiento del sistema.

Otro elemento son los equipos de manutención, los que pueden ser mecánicos o electromecánicos. Con los equipos de manutención se realiza la carga y descarga de los racks por elevación. Existen de diferentes tipos: los apiladores son operados por un conductor a bordo o a nivel de suelo, los contrapesados, los retráctiles, los de gran altura bilaterales y trilaterales, los recogepedidos, los multidireccionales o montacargas cuatro pedidos y los transelevadores, cuyas características especificaremos en próximas entradas. Las medidas del almacén y el diseño del sistema de almacenaje determinan el tipo de equipo de manutención necesario, que además de contar con la capacidad de carga adecuada para los productos que se vayan a almacenar, tienen que ser operados por personal capacitado.

Recuerda que en INTERLAKE nos especializamos en ofrecer soluciones de almacenaje, visita nuestro catálogo en línea o contáctanos para conocer la variedad de warehouse racks que ponemos a tu alcance.

Publicaciones Recientes