En Blog

En publicaciones anteriores de este blog hemos descrito las características de diferentes sistemas de almacenaje y las condiciones de seguridad básicas para su instalación y operación. En esta ocasión hablaremos de los elementos des seguridad que no pueden faltar en un sistema de almacenaje y de aspectos de seguridad para la operación de montacargas y la manipulación de los productos que se almacenan en el sistema que se deben implementar en cualquier almacén con un sistema de warehouse racks convencional con cargas paletizadas, para reducir los riesgos por accidentes y para garantizar la eficacia del sistema en términos operativos.

Recordemos que los warehouse racks son el conjunto estructural de los sistemas de almacenaje y según las necesidades particulares de cada entorno, cuentan con un diseño especial para almacenar de manera organizada y segura las unidades de carga. Los componentes básicos de un sistema de almacenaje convencional son los bastidores, vigas y anclajes, además de otros elementos que aportan seguridad como las protecciones, las mallas anticaída y los perfiles de posicionamiento, de los que hablaremos a continuación.

Las protecciones son elementos que fueron diseñado de tal manera que resultan útiles para evitar los impactos sobre los puntales de los warehouse racks. Se colocan principalmente en las esquinas de los puntuales ubicados en los pasillos de circulación de los equipos montacargas o donde estos cambien de dirección. En las normas que regulan las características y uso de este tipo de elementos de seguridad se especifica que las protecciones deben tener la capacidad de absorber 400 Nm en cualquier dirección y altura y que sus dimensiones, en altura, al menos deben ser de 400 mm. Además de las que se sitúan en los puntuales de los pasillos existen protecciones que se instalan en los laterales y otras que se colocan en los bastidores de los pasillos de circulación, pero su función es exactamente la misma.

Por su parte, la malla anticaída es un elemento de seguridad empleado cuando las unidades de carga dentro del almacén no están retractiladas y cuando las superficies de seguridad no tienen las características necesarias para poder evitar que las cargas caigan de las estanterías. Su función primordial es la de impedir la caída de la mercancía aunque también sirven para evitar atrapamientos cuando los racks limitan con áreas de trabajo. Las mallas anticaídas se instalan en la parte posterior de los racks coincidentes con los pasillos de tránsito o trabajo.

Otro elemento de seguridad son los perfiles de posicionamiento se instalan en contacto con la tarima y su función es la de resistir esfuerzos por posicionamiento. En este punto es importante mencionar que los racks que se empleen en el sistema de almacenaje tienen que estar diseñados para ser capaces de absorber por sí mismos los esfuerzos de posicionamiento ya que este elemento de seguridad sólo es un apoyo adicional.

Además de los anteriores existe otro tipo de elemento de seguridad llamado perfil de seguridad diseñado para impedir choques y caídas de las unidades de carga por problemas de maniobra de los equipos montacargas. Los perfiles de seguridad pueden evitar la caída de las unidades de carga y resistir los esfuerzos de emplazamiento pero funcionan más como un accesorio y no pueden reemplazar un sistema de frenado.

En lo referente a las unidades de carga también es necesario tener algunas consideraciones para garantizar la seguridad y funcionalidad del sistema de almacenaje. La característica que se tiene que evaluar antes que nada es su tamaño. En todo caso, las unidades de carga tienen que ajustarse a las medidas de los warehouse racks y no sobrepasar las dimensiones máximas ni el peso soportadas por estos. Además es fundamental que las unidades de carga se encuentren en buen estado y en caso de que se detecte alguna dañada durante las inspecciones periódicas en el almacén, de inmediato deben ponerse fuera de circulación para evitar riesgos.

Ya que hemos terminado de describir brevemente los elementos de seguridad que se deben incorporar a un sistema convencional de almacenaje pasamos a los sistemas de carga y descarga y las pautas de seguridad que se tienen que seguir para evitar accidentes que pongan en riesgo la integridad física de quienes operan el almacén así como daños en los artículos almacenados. Como ya mencionamos, aunque es posible que el sistema de almacenaje cuente con niveles para permitir el acceso manual a las cargas, lo más común es que se empleen montacargas, equipos que tienen que ser operados por personal capacitado. Pero no basta con que el conductor conozca el vehículo y la forma en que se tienen que manipular las unidades de carga, la elección del montacargas también es de gran importancia.

El montacargas tiene que tener las características necesarias que le permitan adaptarse al tipo de carga que manipulara y al lugar en el que será operado. Lo ideal es que al conducir los montacargas se evite girar en pendientes y que haya una distancia equivalente a la suma de tres montacargas entre cada equipo. Por cuestiones de seguridad los montacargas no deben ser utilizados como medios de transporte personal y se tienen que evitar los movimientos bruscos y conducir a exceso de velocidad, así como manipular cargas que no se hayan colocado correctamente. Para la manipulación de cargas se debe emplear una horquilla o un implemento similar que ofrezca estabilidad y sea resistente a los esfuerzos físicos que implica el movimiento de las unidades de carga y en todo momento se debe mantener una distancia de entre 15 y 20 centímetros del suelo para transportar las cargas.

Estas son sólo algunos de los elementos y medidas de seguridad que se tienen que adoptar en cualquier sistema de almacenaje convencional basado en warehouse racks. En próximas publicaciones presentaremos más pautas de seguridad para otros sistemas de almacenaje.

Publicaciones Recientes