En Blog

En la primera parte de esta entrada hablamos de los diferentes elementos que componen un almacén y las características que debe reunir, esto para tener una idea más clara respecto a los aspectos a los que se les debe prestar atención al momento de implementar medidas de seguridad en un almacén.

En esta segunda parte presentaremos los elementos de seguridad que se deben incluir en los sistemas de racks, así como recomendaciones para la operación de montacargas y manipulación de cargas, para garantizar la seguridad, el correcto funcionamiento del almacén y evitar que el personal sufra accidentes.

Los sistemas de almacenaje son un conjunto estructural de racks metálicos con un diseño especial para almacenar las unidades de carga de forma organizada y segura. El diseño de los sistemas convencionales es especial para utilizar unidades de carga paletizadas con montacargas, aunque en algunos casos emplean niveles para realizar la carga manual.

Los elementos básicos que componen una instalación de sistema convencional son los bastidores, las vigas y los anclajes pero hay otros componentes de especial importancia por su relación con la seguridad del sistema. Estos componentes son las protecciones, piezas metálicas que cumplen la función de absorber los impactos que se presenten durante las operaciones de manejo de unidades de carga.

El uso de las protecciones en sistemas de almacenamiento queda asentado en la norma EN 15512 según la cual estos elementos tienen que evitar los impactos sobre los puntuales de los racks y deben de colocarse en las esquinas de los puntuales que se encuentren en los pasillos de circulación del montacargas o donde los montacargas cambien de dirección.

Las protecciones deben tener una altura de al menos 400mm y tener la capacidad para absorber 400 Nm en cualquier dirección y a cualquier altura. Los elementos de protección se clasifican según el sitio en el que se instalen, encontramos así protección puntual, la que se coloca en los puntuales de los pasillos de trabajo; protección lateral, utilizada para proteger los puntuales de los pasillos de circulación y cruces; protección bastidor, la que se coloca en los bastidores de los pasillos de circulación.

Otro componente de los sistemas convencionales que es de gran importancia para garantizar la seguridad en el almacén es la malla anticaída. La malla se emplea cuando las unidades de carga no estén retractiladas, o bien, cuando los perfiles de seguridad no son suficientes para evitar que las mercancías caigan de los racks. La malla también contribuye a evitar posibles atrapamientos en el caso de que los racks limiten con áreas de tránsito o trabajo. Estos elementos se colocan en la parte posterior de los racks de simple acceso que coinciden con los pasillos de tránsito.

Los perfiles de posicionamiento, por otro lado, se sitúan de tal modo que están en contacto con la tarima, esto con el fin de resistir los esfuerzos de posicionamiento. Los racks metálicos empleados en el sistema tienen que contar con el diseño adecuado para absorber este tipo de esfuerzos para que el perfil sólo sea un apoyo adicional.

Los sistemas convencionales también deben contar con perfiles de seguridad que evitan la caída de la unidad de carga y resisten los esfuerzos de emplazamiento. Este tipo de perfiles son considerados como accesorios de seguridad que impiden caídas y choques de las unidades de carga por la falsa maniobra de los equipos de manutención y no se pueden utilizar como elementos de frenado en maniobras intencionadas.

En cuanto al uso de los elementos que componen un almacén, las unidades de carga que como recordaremos, se conforman por tarimas o contenedores, se deben ajustar a las medidas del rack y por ningún motivo deben sobrepasar las dimensiones máximas definidas ni el peso. Las tarimas o contenedores deben estar en buen estado y durante las inspecciones al almacén se debe identificar de inmediato si existe alguna unidad de carga dañada, en cuyo caso se debe poner fuera de circulación para evitar riesgos de diferentes tipos.

Otro aspecto que se debe tomar en cuenta para garantizar la seguridad es que el conjunto de las unidades de carga debe ser estable y que la mercancía se debe repartir uniformemente sobre la tarima, siendo altamente recomendable utilizar un medio de sujeción o amarre de la mercancía, como el flejado o el retractilado. En las normas EN 13382, EN 13698-1 y EN 13698-2 se establecen todas las características que deben reunir las tarimas para la manipulación de mercancía en cuanto a dimensiones y materiales empleados en su fabricación.

Otro aspecto a tomar en consideración para la seguridad en un almacén es la conducción de los montacargas. Para la operación de estos equipos el conductor debe tener una formación específica, es decir, debe estar correctamente capacitado, además el montacargas debe reunir las características que se adapten tanto a la carga como al medio donde opera.

Se recomienda evitar los giros en pendientes y mantener una distancia entre cada equipo equivalente a la suma de tres montacargas. Estos equipos no deben usarse como medio de transporte personal y es necesario tener cuidado con el lugar y la forma en la que se sitúan cuando no se utilizan. Entre otras recomendaciones se encuentra evitar el exceso de velocidad, los movimientos bruscos y mover cargas que no se hayan dispuesto correctamente.

Ya que hemos mencionado las cargas cabe mencionar que, independientemente de si están o no paletizadas, se deben manipular con una horquilla o el implemento adecuado que incluyan, tienen que ser estables y resistentes a todos los esfuerzos físicos que se presentan en su manipulación. Para trasladar las cargas se debe guardar entre 15 y 20 centímetros con el suelo y es necesario considerar que el montacargas puede llegar a perder el equilibrio si se sobrecarga o si las cargas se colocan de forma inadecuada o a una altura inapropiada.

Lo mismo ocurre si las cargas se colocan de manera descentrada o se transita a una velocidad excesiva, por lo que se deben seguir procesos rigurosos para la distribución del peso a la hora de hacer la carga. Asimismo se debe ser cauteloso cuando el volumen de la carga impida la visibilidad del conductor, en cuyo caso el montacargas tendrá que avanzar marcha atrás.

En próximas entradas compartiremos algunas recomendaciones de seguridad para el traslado de las cargas y para las operaciones de carga y descarga. Recuerda que en INTERLAKE contamos con un extenso catálogo de racks metálicos de la más alta calidad. Para conocer las características de los sistemas de almacenaje que ponemos a tu disposición contáctanos, con gusto te atenderemos.

Publicaciones Recientes