En Blog

Las estanterías para pallets son uno de los sistemas de almacenaje más utilizados gracias a su gran resistencia y versatilidad, características que las vuelven adecuadas para adaptarse prácticamente a cualquier lugar y para soportar todo tipo de carga. Diseñadas para almacenar cargas colocadas sobre una tarima o pallet, son muy prácticas pues permiten tener acceso directo a cada uno de los pallets que soporten, además de ser fáciles de instalar y de requerir de un mínimo mantenimiento.

Existen diferentes sistemas de almacenaje basadas en estanterías para pallets, cada uno de ellos diseñado especialmente para satisfacer las necesidades particulares de almacenaje de diferentes entornos de trabajo y debido a los aspectos técnicos que varían de una estantería a otra, te recomendamos que te informes sobre sus características antes de hacer cualquier compra, de esta manera elegirás la que mejor te convenga. Es importante mencionar que para la carga y descarga de este tipo de estanterías es necesario utilizar un montacargas, carretillas, elevadores u otro tipo de medio mecánico que facilite la tarea, pues como ya mencionamos, están diseñadas para almacenar productos previamente colocados sobre tarimas o pallets.

El primer sistema que se conforma por estanterías para tarimas es el convencional, en el que las estanterías se disponen en pasillos de una altura y ancho variables a partir de las dimensiones del almacén y del tipo de montacargas que se utilice en él. Las estanterías que conforman un sistema convencional pueden instalarse de profundidad sencilla o doble, siendo la segunda opción más adecuada en caso de que se requiera aumentar la capacidad del almacén ya que elimina pasillos. Si bien, optar por el doble fondo es una excelente alternativa es importante considerar que para que un sistema de este tipo funcione correctamente se tiene que emplear una elevadora de horquillas telescópicas, pues sólo de este modo se podrá tener acceso a los pallets que se localicen en la parte interior de las estanterías.

Las estanterías push back son otro tipo de sistema de gran utilidad para aumentar la capacidad del almacén, pues permite almacenar hasta cuatro tarimas en fondo en cada uno de los niveles que se instalen. Para su correcto funcionamiento, cada nivel de estanterías cuenta con tres carros paralelos que se desplazan sobre carriles para poder montar y desmontar los productos almacenados.

En este sistema las tarimas se colocan sobre los carros que son empujados hacia el fondo hasta que el siguiente carro se descubre y el proceso se repite un par de veces más hasta llenar el nivel. Alternativamente a los carros se puede optar por un sistema push back de rodillos, en el que cada nivel de estanterías en lugar de contar con carriles tiene canales de rodillos que facilitan la rotación de la carga. Se recomienda optar por un sistema de estanterías push back en almacenes de productos de media rotación.

Existe otro sistema de estanterías para pallets llamado rack dinámico o pallet flow, ideal para generar un flujo continuo de cargas. El sistema de rack dinámico aprovecha la gravedad para mover mecánicamente las cargas y se compone de estanterías en pasillos que pueden alcanzar 20 metros de profundidad. Los niveles en este sistema deben presentar una ligera inclinación e incorporar rodillos para que las cargas puedan desplazarse hacia abajo, de esta manera cuando el montacargas coloca una tarima en la entrada de un nivel se desplaza hasta el tope, ya sea un retenedor o tarima, lo que ahorra mucho tiempo y esfuerzo en la carga y descarga de las estanterías. Este sistema resulta excelente en el almacenaje de productos perecederos y en almacenes que exijan gran agilidad en el acceso a las tarimas.

Si lo que necesitas es un sistema que te permita duplicar la capacidad de tu almacén, las estanterías compactas drive-in/drive-through son una excelente opción. Estos sistemas distribuyen las cargas en bloque y ofrecen la posibilidad de crear calles de distinta altura y profundidad para que sólo sea necesario uno o dos pasillos de circulación. Las estanterías drive-in, por un lado, sólo requieren un pasillo de circulación y funcionan como almacén de depósito, adecuado para productos no perecederos ya que operan mediante el sistema LIFO, last in, first out, mientras que las estanterías drive-through requieren de dos pasillos de acceso y funcionan con el sistema FIFO, first in, first out, ideal para almacenar productos en que la fecha de caducidad es de importancia.

El último sistema basado en estanterías para pallets es el movirack o sistema de estanterías móviles. Con este sistema las estanterías pueden alcanzar hasta doce metros de altura y los pasillos pueden ser de 40 metros pues su instalación consiste en colocar carriles empotrados en el suelo sobre los que se desplazan las bases que soportan las tarimas. Un sistema movirack resulta altamente funcional en almacenajes de alta densidad y para productos de baja y media rotación, así como en almacenes intermedios, cámaras frigoríficas y en cámaras de congelación. Un sistema de estanterías móviles puede adaptarse para funcionar automáticamente con un control remoto, también puede funcionar en modo parking o en modo manual, en cuyo caso se acciona el desplazamiento de los pallets presionando un botón y se lleva la estantería hasta el lugar donde se quiera colocar.

Recuerda que en INTERLAKE contamos con lo mejor en sistemas de almacenaje, ponte en contacto con nosotros para solicitar información detallada acerca de las estanterías para pallets y otras soluciones que tenemos para tu almacén, con gusto te atenderemos.

Publicaciones Recientes