En Blog

Entre las actividades económicas más importantes del país se encuentra la industria manufacturera y de producción, sector encargado de la transformación de materiales para la fabricación de nuevos productos. Pero es necesario comprender que este sector no trabaja por sí solo, pues requiere de diversos recursos como materia prima, insumos y diferentes tipos de maquinaria y equipo para poder llevar a cabo sus diferentes procesos de producción.

Pero entre las necesidades más básicas que puede tener una empresa productora se encuentra el almacenamiento de la producción, almacenamiento que no puede ser arbitrario y desorganizado, pues esto podría provocar problemas en los inventarios y al momento de surtir pedidos. Es por ello que las estanterías industriales tienen un gran valor en la industria actual, pues mediante el uso de estas estructuras es posible almacenar de manera secuencial, ordenada y práctica la producción.

También conocidas por el término anglosajón rack, no solo se trata de simples anaqueles o estructuras de metal que se diseñan y construyen de manera que se puedan colocar diferentes artículos, productos o paquetes en ellos, se trata también de mecanismos e incluso sistemas claramente organizados y planeados cuyos objetivos son tener una perfecta organización, distribución y almacenamiento de los diferentes productos que fabrica una empresa.

De esta forma, los estantes ofrecen una excelente organización, distribución, conteo, administración y disponibilidad de la mercancía, además de ser estructuras que pueden ser diseñadas y armadas a la medida, de manera que el espacio en un depósito o almacén se aprovecha al máximo posible y el peligro de que la mercancía sufra cualquier tipo de daño se ve reducido al mínimo. Pero estas no son las únicas ventajas que se pueden obtener al contar con este tipo de sistemas o herramientas para almacenamiento.

Debido a que este tipo de activos pueden ser diseñados y fabricados de manera específica para un tipo particular de productos, artículos, sitios y empresas, además de estar conformadas mayoritariamente por metal, su durabilidad es mucho mayor. Los estantes o anaqueles que se utilizan para el almacenamiento de la mercancía son sumamente resistentes, durables y de fácil mantenimiento, pues basta con tener un grado general de limpieza para garantizar el buen estado de estas estructuras.

Asimismo los diferentes materiales utilizados para la construcción de estanterías industriales no ofrecen únicamente durabilidad y resistencia, también ofrecen flexibilidad, movilidad y versatilidad, pues se trata de estructuras que pueden ser modificadas para que se adapten a nuevas condiciones, tanto del tipo de producto a almacenar como a cuestiones climáticas y de ambientes a las que son sometidas.

Los costos y la inversión que se realiza al adquirir este tipo de estantes es otra de las ventajas que esta opción ofrece, pues además de su durabilidad, resistencia y poca necesidad de mantenimiento, que ya implica un ahorro considerable, los materiales de los que están hechos este tipo de anaqueles (metal) son bastante baratos, sobre todo si se le compara con otros materiales. Adicional a esto, si se lleva a cabo un estudio o análisis adecuado de las necesidades de la empresa y las características del lugar en donde se situarán estas estructuras, es posible incrementar aún más su durabilidad y por lo tanto su vida útil.

Debido a su diseño, distribución, forma y estructura abierta y libre que tienen los estantes y anaqueles, estos ofrecen una excelente visibilidad de la mercancía, pudiendo identificar errores en la organización, colocación o posibles daños en los productos. De la misma forma, esta estructura abierta ofrece una mejor ventilación para la producción, lo cual puede resultar en un gran beneficio en algunas industrias específicas que requieren que sus productos se mantengan a una determinada temperatura o perfectamente ventilados, lo que contribuye a la conservación por mayor tiempo de la producción.

Este atributo de las estanterías industriales ofrece también la ventaja de permitir una fácil manipulación de la mercancía, pues el acabado y diseño de la estructura de los estantes permiten que las cajas o empaques se deslicen a través de las líneas o espacios y que sean fáciles de apilar, reacomodar o mover a voluntad de los encargados.

Cabe recalcar que otra gran ventaja del uso de estantes en depósitos y almacenes es la enorme variedad de formas y tamaños y la flexibilidad que las estructuras ofrecen. Gracias a la gran maleabilidad que posee el metal, es posible diseñar y armar estantes que se adapten a las necesidades del usuario y las características de los productos que se colocarán en ellos, así como modificar su estructura en caso de ser necesario.

Por su parte el sistema de organización de la mercancía resulta fácil de aplicar utilizando estantes, pues de esta forma se pueden ordenar en pasillos y números de estantes dispuestos de manera estratégica y ordenada, de manera que la localización de cada artículo o producto sea relativamente sencilla, al igual que la manipulación de esta.

Por todas estas razones es que Interlake recomienda ampliamente a las entidades productoras y manufactureras el uso de estantes, pues con ellos el manejo y la organización de la mercancía resultan mucho más sencillos y prácticos, pero para ello también se requiere contar con estanterías industriales de calidad, para lo cual Interlake ha probado a lo largo de 20 años y en 6 países diferentes ser la mejor opción.

La organización y el manejo de la producción de una empresa es una labor fundamental que puede incrementar sus ganancias y promover su crecimiento, razón por la que Interlake pone a disposición de la industria las mejores soluciones en manejo de materiales.

Publicaciones Recientes