El tipo de bodega y de racks para almacenaje más convenientes está determinado por los requerimientos logísticos de cada organización. Existen varias tipologías de almacenes, entre las que destaca aquella según la protección atmosférica y su estructura. En esta, destacan dos tipos: bodegas cubiertas y para exteriores. Las últimas son poco usuales, debido a que solo ciertos productos pueden exponerse al aire libre.

Son también conocidos como bodegas a cielo abierto y ofrecen varias ventajas, como una considerable maximización de la productividad o ampliación del espacio de almacenamiento. Al igual que las bodegas convencionales, algo que deben considerar son los sistemas de almacenamiento, que deben cumplir con ciertas características para garantizar el óptimo funcionamiento del sitio.

Importancia de los racks resistentes a la corrosión y a factores ambientales

Para garantizar el correcto funcionamiento de las bodegas al aire libre, es crucial elegir los racks para almacenaje adecuados para el stock de las mercancías. Deben considerar que las estanterías estarán expuestas a altos niveles de corrosión y a condiciones atmosféricas extremas, según la ubicación, por lo que el sistema de almacenaje debe estar preparado para enfrentar tales adversidades.

Para este tipo de bodegas, los expertos recomiendan los racks metálicos de acero galvanizado, ya que poseen alta resistencia a la corrosión, la alta humedad relativa y las variaciones de temperatura.

Hay varios tipos de galvanizado, el adecuado para almacenamiento en exteriores es el galvanizado en caliente, donde todas las estructuras que conformarán la estantería son sumergidas en zinc fundido. De esta manera, se crea una capa externa de zinc que protege a la estantería y le confiere tanto durabilidad como resistencia.

La inmersión se lleva a cabo con el rack completamente armado, por tal motivo, se obtienen recubrimientos plenos y la total protección de la pieza. Existe otro tipo conocido como estanterías pregalvanizadas, que poseen una menor resistencia a la corrosión, debido a que no se realiza la inmersión en zinc con la pieza fabricada. En su lugar, se efectúa sobre la bobina de acero, es decir, la materia prima de la estantería

Otra opción para exteriores, especialmente en regiones donde las condiciones no son tan extremas, es el sistema de pintura protector que se aplica a las estructuras de acero. Para determinar la solución más conveniente para su proyecto analicen sus necesidades previamente. Si es posible, respaldarse en expertos fabricantes de racks para que les expliquen mejor el proceso y qué tipo de revestimiento es el más adecuado tanto para su presupuesto como sus requerimientos.

 

Racks para almacenaje

Racks para almacenaje

 ¿Qué sistemas de almacenaje pueden usarse en exteriores?

Es importante elegir el sistema correcto y no deben basarse solamente en el recubrimiento, también la experiencia de quienes usan o han usado bodegas exteriores. Por lo general, no hay tantas limitaciones relacionadas con el espacio en ellas, a diferencia de los almacenes interiores. Por tal motivo no suelen instalarse sistemas de almacenaje compactos. Las empresas suelen utilizar dos tipos de almacenar al aire libre: racks selectivos para pallets y estanterías cantiléver.

Racks selectivos

Se trata del sistema convencional para acceder de manera directa y unitaria a los pallets. Esto lo vuelve la opción más conveniente para almacenes donde se almacenará una amplia variedad de referencias y productos paletizados. Se adaptan al tamaño de cada unidad de carga y a los equipos de manutención.

Los racks selectivos destacan por su fácil montaje y por la posibilidad de regular los niveles de carga, además se adapta a toda clase de producto, sin importar su volumen o peso, aunque no según su forma. Su galvanizado le permite resistir ante las condiciones más adversas, además pueden combinarse con estanterías de picking manual y garantiza un óptimo control de stock, ya que cada hueco es un pallet.

Estanterías cantiléver

En exteriores, es más habitual la instalación de estas estanterías, ya que están especialmente diseñadas para resistir ante condiciones extremas. Por ejemplo, son el mejor ejemplar si desean almacenar productos muy voluminosos y pesados o con formas complejas, como perfiles estructurales, tubos, planchas, madera, tableros metálicos, placas, bobinas grandes, neumáticos, entre otros.

Si estas estanterías se instalan en almacenes abiertos, es común añadir una cubierta sencilla, por ejemplo, de láminas, para otorgarles mayor protección a los productos. Son dos los tipos que encontrarán en el mercado de racks:

  • Estanterías de una cara. Es una buena opción para colocarlas contra los muros. Consideren que la estructura se puede modificar por completo según sus necesidades cambiantes. Pueden, por ejemplo, integrarlos brazos para que se conviertan en estructuras de dos caras.
  • Estanterías de dos caras. Permiten almacenar mercancías por los lados (delantero y trasero), lo que es muy práctico si se colocan en el centro del almacén.

Si desean alguno de estos racks para almacenaje, contacten a los expertos de Interlake a través de la línea (33) 3882-5086 o llenen con sus datos nuestro formulario.

Publicaciones Recientes