Son muchas las opciones disponibles para almacenar cargas, no obstante, cuando se trata de almacenes, no resulta rentable instalar estanterías de madera, plásticos o fibra de vidrio, que colapsarían ante mercancías pesadas o voluminosas o serían incapaces de resistir las condiciones rudas en almacenes. Para tales casos, es preferible adquirir estanterías metálicas con un proveedor reconocido.

Estanterías metálicas

Estanterías metálicas

¿Qué son y cómo se componen?

Las estanterías metálicas consisten en estructuras independientes de la construcción, que deben fijarse al suelo para depositar mercancías de grandes pesos y dimensiones sobre ellas. Se trata de medios estáticos conformado por varios niveles de carga. La separación entre ellas varía y está determinada por varios factores interrelacionados como altura de la nave donde se instalarán, características de los medios de elevación y dimensiones de las unidades de carga por almacenar. Con respecto a sus componentes, destacan los siguientes:

Bastidores

Se trata de componentes verticales, que poseen dos puntales perforados en toda su altura donde se alojan los largueros de carga y se encuentran unidos mediante una celosía atornillada. Poseen en su parte inferior placas base, cuya función es transmitir las cargas al suelo de la solera, además permiten que la instalación sea anclada.

Largueros

Son los componentes horizontales de las estanterías metálicas, donde son depositadas las mercancías. Son encastrados en los puntales de los bastidores y se usan pasadores de seguridad para evitar que se separen.

Accesorios

Los dos accesorios más importantes: protecciones y distanciadores. Los primeros son colocados en pasillos y puntales para evitar que la instalación sea golpeada a nivel del suelo; los segundos son usados en alineaciones dobles para que haya una distancia adecuada y relativa en fondo entre bastidores. Cabe añadir otros componentes que pueden implementarse, como paneles metálicos, mallas de seguridad, travesaños, mesas de espera, centradores de pallet, entre otros.

Tipos de racks metálicos

Los componentes también varían según el tipo de rack. Las estanterías metálicas más comunes son:

  • Racks selectivos.
  • Racks dinámicos.
  • Drive throug-Drive in.
  • Racks picking.
  • Racks push back.
  • Pallet flow.
  • Racks cantiléver.

¿Por qué instalar racks metálicos en almacén?

Los racks de metal tienen muchas ventajas frente a otros tipos en el mercado. Las más notables son:

Versatilidad

Hay varios diseños que son fáciles de usar. Pueden incluso entregarse medidas personalizadas. Cualquier tipo de carga puede almacenarse en ellos, como mercancías voluminosas, pesadas, de geometrías complejas, sobre pallets, con sistemas automáticos, entre otras. Pueden también recortarse en cualquier dirección e implementarse varios accesorios para aplicaciones específicas.

Uso eficiente del espacio

Permiten aprovechar al máximo el espacio. Algunos cuantos metros cuadrados son suficientes para colocar verticalmente múltiples cargas y de forma segura. Pueden almacenarse también hacia los lados y en distintos niveles. Solo se recomienda considerar las características de las estanterías y no sobrepasar los límites de carga. Los almacenes sin rack tienen una limitada capacidad, ya que no aprovechan el espacio al máximo. Los racks usan todo el espacio y puede llegar a grandes alturas hasta rozar el techo. También pueden colocarse juntos o apilar para que cada metro cuadrado se gestione adecuadamente.

Ensamble sencillo

Los proveedores se encargan del almacenamiento, aunque los usuarios también pueden hacerlo si siguen instrucciones sencillas y usan remaches adecuados. Hay también ejemplares sin tornillos, que facilitan el ensamblado y pueden soportar hasta 700 kg.

Ajustable

Los estantes pueden ajustarse en incrementos de 0.5 a 1.5 cm mediante clips de compresión, lo que permite crear un diseño más funcional y productivo para aplicaciones específicas.

Durabilidad

En comparación con los ejemplares de plásticos o madera, son los más durables. Resisten altas temperaturas y los desgastes que pueden causar los montacargas u otros equipos de manutención. También resisten la oxidación o corrosión, en entornos con alta humedad relativa. Se utiliza acero de grado industrial para su fabricación, que es muy fuerte y capaz de brindar la protección requerida.

Las superficies de los postes de acero calibrado garantizan los soportes del rack y se refuerzan con una capa de pintura que resiste a los rayones, lo que mantiene su apariencia durante muchos años. Resisten también el estrés que provocan las cargas. Pueden tener un acabado pintado o galvanizado y cada opción tiene sus ventajas y limitaciones. Si desean ejemplares más estéticos, el pintado es la mejor opción.

Con respecto al galvanizado, puede no distribuir el recubrimiento con uniformidad y dejar puntos ásperos que restan calidad a la apariencia, no obstante, permite resistir la corrosión, debido al revestimiento de zinc. Para elegir el mejor acabado para su almacén, es conveniente que sean asesorados por expertos.

Visibilidad

Permiten tener una mejor visión de las cargas, lo que las hace más accesibles, y organizar cajas para que los recolectores las encuentren fácilmente para su envío. Esto vuelve más rápido el inventario, ya que todo puede verse a la primera, además permite identificar las cargas extraviadas o con defectos en el embalaje. Todo esto mejora la eficiencia operativa, selección y productividad general.

Rentabilidad

Si bien son más caras que las opciones no metálicas, son aún accesibles. Son varios los tipos existentes, por lo que hay una opción para cada presupuesto. Cabe agregar que, al aumentar la productividad con su instalación, el retorno de la inversión es muy rápido. Es importante no inclinarse por precios demasiado bajos, debido a los riesgos potenciales para las mercancías y el personal. Verifiquen la calidad de metal, capacidad de peso y almacenamiento y acabado para garantizar que satisfará sus requerimientos.

Alta capacidad de almacenamiento

Sin importar que sean piezas de maquinarias o cargas sobredimensionadas, pueden almacenar cualquier producto, incluso los más complicados de alojar por sus características y pesos. El almacenamiento de piezas voluminosas no es viable con el método de apilamiento, pero sí para los racks de metal. También es una buena opción para almacenar productos delicados.

¡Acérquense a Interlake!

Si desean el respaldo de una empresa con amplia experiencia en la venta de estanterías metálicas, contacten al equipo de Interlake. Nuestras soluciones de racks impactan directamente en tres áreas cruciales para los negocios: mejora la productividad, minimiza los costos operativos en almacenaje y distribución e incrementa las ventas mediante disminución de los ciclos. Iniciamos operaciones desde 1995 en la ciudad de Guadalajara y, actualmente, tenemos plantas manufactureras en Toluca, México, Monterrey y Tamaulipas, además tenemos distribuidores en otras entidades del país.

Somos uno de los líderes mundiales en soluciones de almacenaje, ya que también tenemos plantas en Chile, Brasil, Argentina, México, EE.UU. y Europa, además tenemos distribuidores en África, Australia, Asia y Centroamérica. Tenemos distintos sistemas adaptables a sus requerimientos de almacenaje y manejo de inventarios, como almacén autoportante, cartón flow, pallet flow, cantiléver, push back, selectivos, drive in, entre otros.

Tenemos también distintos accesorios para garantizar entornos libres de riesgos, como pallets stop, cross bars, desviador de columna, entre otros. Ofrecemos también servicios de alto valor, como capacitación, reparación, soporte especializado, soluciones de automatización, análisis de alta sismicidad, entre otros. Si desean conocer más sobre nuestros servicios, marquen al (33) 1561 2716.