Una parte importante del proceso industrial que recorre un producto es su almacenaje. Por supuesto que es básica su producción, empaquetado, transporte y distribución, pero contemplar en esta cadena el tiempo y lugar de almacenaje es fundamental para que al final haya un cliente satisfecho y feliz con el producto que recibe. Si un producto no se almacena correctamente sufre el peligro de echarse a perder, dañarse y llegar defectuoso al cliente. Para evitar esto y a la vez maximizar espacios, es que se deben utilizar racks para tarimas que estiben una gran cantidad de productos o mercancía.

Comencemos por tener claro qué es un almacén y los tipos que existen. El almacenaje es el eslabón de la cadena logística que maneja la recepción, resguardo y movimiento de mercancía, todo esto dentro de un cuarto o galerón (dependiendo el tamaño y cantidad de los productos) hasta que salen del mismo para ser distribuidos o repartidos a su siguiente destino dependiendo su uso o función. Dentro del almacenaje también se considera el manejo de la información e inventario del material almacenado, esto con el objetivo de tener claridad absoluta y certeza del producto que se tiene, el que se está enviando a distribución y lo que falta de terminarse.

racks para tarimas

Ahora bien, existen diferentes tipos de almacenes y por lo mismo son variadas las necesidades de infraestructura que requieren, puede ser que no en todos los casos se necesiten racks para tarimas, pero definitivamente sí alguna de las otras opciones como estantes, plataformas, pallets, etc.

  • Almacén de materias primas y piezas: Para surtir a los departamentos que se encargan de la producción la materia prima se debe tener a buen resguardo para asegurar su óptima calidad cuando sea usada.
  • Almacén de herramientas y equipo: En este lugar se deben poner a resguardo las herramientas y el equipo que se usa para la producción (los que sean transportables y movibles), desde un tornillo hasta maquinaria pesada. En este almacén es indispensable el orden y buen acomodo del material para asegurar una larga vida útil al equipo. Se recomienda que haya un encargado de reparaciones, servicio y limpieza de las herramientas para tenerlas siempre en óptimas condiciones.
  • Almacén de empaques: Esta área es tan importante como cualquier otra, pues el empaque del producto terminado asegura que llegue en excelente estado a su siguiente destino, ya sea cliente final, distribuidor, intermediario, etc.
  • Almacén de productos por terminar: Muchas veces el proceso de fabricación es largo y por lo mismo se pueden acabar jornadas laborales sin que éste se haya terminado por completo, es por eso que debe existir un almacén especializado en los productos que aún no se terminan, de esta manera se evita confundirlos con los que están completados.
  • Almacén de productos terminados: En esta área se debe llevar un estricto control de inventario para evitar robos, envíos incorrectos, desabasto de mercancía y ventas equivocadas.
  • Almacén de productos devueltos: Aquí se reunirán los productos que han sido devueltos, ya sea por defecto o alguna otra causa. Es importante llevar un buen control en este almacén para redireccionar los productos correspondientes a nuevos destinos, como re proceso o desperdicio.
  • Almacén de desperdicio o merma: Es inevitable que en una cadena de producción no haya productos que no tienen la calidad requerida, que se echaron a perder en el proceso o que sencillamente no se terminaron correctamente, es por eso que debe existir un almacén que reúna estos productos y se encargue de su constante deshecho o, en la medida de los posible, de reutilizar las partes o materia prima que siga sirviendo.
  • Almacén de equipo o materiales obsoletos: Es común que tanto herramientas como equipos vayan quedándose atrás con el avance de la tecnología, pero antes de desecharse por completo deben ser almacenados, revisados y también, si se considera oportuno, se salven las piezas o elementos que podrían tener un uso renovado.

Como se puede leer a través de esta descripción los tipos de almacenes son muchos y varían dependiendo de las necesidades de cada cliente, empresa, industria o negocio, sin embargo en lo que todos coinciden es que tener el mejor mobiliario de almacenaje y la mejor logística simplifican procesos, tiempos y reducen gastos. Por ejemplo, los racks para tarimas de Interlake ofrecen el soporte y la estabilidad necesaria para que se pueda armar todo un almacén utilizándolas para crear estructuras, y de los pisos que sean necesarios, de acuerdo a la logística en cuestión. Un mal manejo del almacén puede resultar en pérdidas millonarias para la empresa o negocio, no sólo económicas, sino de tiempo, equipo, reputación de calidad y tiempos de entrega y en el peor de los casos, incluso de vidas humanas, lo que sería devastador.

racks para tarimas

Cuando una empresa se acerca a Interlake para que resuelva sus necesidades de almacenamiento y distribución, se está aliando con un experto, una marca que tiene presencia mundial y es líder en el ramo con distribuidores en muchos países de Europa, Así, África y América, por ejemplo Argentina, Brasil, Chile y por supuesto Estado Unidos. Simplemente en México operamos desde 1995 y a la fecha todos nuestros clientes nos recomiendan ampliamente. Nuestros servicios van desde análisis de sismicidad, capacitación, diseño especial para autoservicios, hasta soporte técnico, pasando obviamente por asesoría y desarrollo de planes de almacenaje y distribución. Contáctanos, realiza tu cotización de manera gratuita y permite que nuestra experiencia ayude a potencializar las grandes capacidades de tu empresa.